Yoga para el duelo. Posturas para sentirse mejor en etapas de tristeza o duelo.

Cuando una persona atraviesa por un periodo de duelo tras una pérdida o por una etapa de depresión, hay que cuidar que el cuerpo no se contraiga, que no colapse ni se cierre, ya que esto deja atrapados sentimientos que hay que mantener fluyendo, y además, fomenta la rigidez del cuerpo. 

Esta rigidez corporal causa dolor muscular y articular, lo cual incrementa el malestar emocional.
En consecuencia, uno queda atrapado en un círculo vicioso:  dolor emocional-rigidez-dolor físico-dolor emocional.
Si en los días subsecuentes a tu pérdida, te sientes con muy poca energía,
hay que recurrir a las posturas restaurativas, ya que ellas te confortan y no requieren mucho esfuerzo.
Los primeros días te ayudará el dedicar unos minutos a las siguientes posturas:

 

Balasana con soporte








 Baddha Konasana reclinada con soporte



 










 Savasana de lado con soporte

 










     Kapotasana con soporte 








   Apertura del corazón con soporte 







(fotos tomadas por Matt Rainey y aparecen en www. prevention . com)  


  Paschimottanasana con soporte 







Más adelante, en cuanto recuperes un poco más tu energía,
podrás comenzar las posturas de apertura del corazón:


   Setu bandhasana 







Anjaneyasana, posturas de la luna creciente y variaciones  



                      




  Salabhasana, variación, brazos hacia atrás, dedos entrelazados.  








(Fotos: Joe Hancock, tomadas de  www . yogajournal . com)


                                                    

  Ustrasana 












  Bhujangasana y Urdhva Mukha Svanasana
 

 



                        



                                



 Matsyasana

 








 Anahatasana

 





                                              

 

  Salabhasana








     



Gomukhasana


 






(fotos tomadas de Australian Yoga Journal)


 Kapotasana 






Por supuesto, toda práctica debe terminar con diez minutos en Savasana:



Practicar diariamente estas asanas ayuda a que el cuerpo atraviese por la etapa del duelo
de una manera más amorosa, sana y amable.
Y aunque la persona necesita pasar por esa etapa sin negar los sentimientos que está experimentando, y tiene derecho a sentir y a vivir su pérdida sin reprimirse,
el bienestar que proporcionan, por sí solas, las Asanas, aligerarán el peso de estos meses.