PSICOLOGIA Y PSICOTERAPIA TRANSPERSONAL


La palabra transpersonal del prefijo trans que significa atravesar o ir más allá y persona que representa una máscara, representa la búsqueda de esta corriente de ir más allá de nuestra máscara, de nuestra personalidad para así alcanzar nuestra autorrealización.

La psicología transpersonal está enfocada en la salud del ser humano y en el acompañarle a despertar su potencial. No se queda enfocada en la enfermedad mental, si bien no niega que existe. En lugar de ello, define al individuo como un ser que está viviendo un proceso de desarrollo que le llevará hasta su realización plena. Por ello, un principio fundamental es que la psique humana normal está dirigida al crecimiento y a la actualización de su potencial.

Ésta, observa a la persona de una manera holística, la contempla como un todo. Busca un desarrollo balanceado de todos los aspectos de la vida, incluyendo el espiritual.


Para la psicoterapia transpersonal, lo que se conoce como personalidad es solamente la capa superficial, que cubre nuestra esencia transpersonal, alma, espíritu o aspecto trascendental. El objetivo, entonces, es que la personalidad se limpie y se despoje de todo aquello que impide que su esencia brille. La personalidad debe ser como un cristal transparente que permita el paso de la luz.

El camino de crecimiento del ser humano, para la psicoterapia transpersonal, recorre todos los estados de desarrollo reconocidos previamente por otras corrientes psicológicas, pero va más allá. Eventualmente, el individuo se hace consciente de que forma parte de la divinidad y de que es uno con el todo. Esta nueva conciencia, no diferente de la de los maestros e iluminados, es la meta del ser humano. Por lo tanto, a conciencia del hombre va de lo personal a lo transpersonal, integrando todos los aspectos humanos, hasta llegar a reconocer su divinidad interior.

La psicología transpersonal surgió y tomó elementos del psicoanálisis, del conductismo y de las psicologías humanistas. No las invalida, pero sí las complementa. El elemento más importante que incluye es la espiritualidad. Toda experiencia mística, espiritual o religiosa es considerada válida e importante. De igual manera, no solamente las experiencias místicas, sino también otros estados de conciencia, llamados estados alterados o alternativos, son observados con profundo respeto, sin etiquetas ni juicios. 


Asimismo, la psicología y la psicoterapia transpersonal también se enriquecen con la sabiduría del cristianismo, budismo, hinduismo, y con prácticas tomadas de todos los caminos espirituales, como la oración contemplativa cristiana, la meditación zen, el mindfulness y el yoga. En esencia, la psicología transpersonal busca la integración entre el hombre y su espíritu, como base para su realización plena y su trascendencia.